SISTEMA INMUNOLÓGICO

AMÍGDALAS Y TONSILECTOMÍA

Las amígdalas y las adenoides son parte del sistema linfático. Las amígdalas están en la parte de atrás de la garganta y las adenoides un poco más arriba, detrás de la nariz. Ayudan a protegerlo contra las infecciones al atrapar los gérmenes que pasan a través de la boca y la nariz. Algunas veces, las amígdalas y las adenoides se infectan. La amigdalitis provoca dolor e inflamación en las amígdalas. Las adenoides inflamadas pueden ser dolorosas, dificultar la respiración y causarle problemas en los oídos.

El primer tratamiento para la infección de las amígdalas y las adenoides son los antibióticos. Si las infecciones son frecuentes o tiene dificultades para respirar, es posible que necesite una cirugía. La cirugía para extirpar las amígdalas se denomina tonsilectomía. La cirugía para extraer las adenoides es una adenoidectomía.

CÁNCER DE TIMO

El timo es un órgano pequeño ubicado en la parte superior del pecho, por debajo del esternón. Antes del nacimiento y en la infancia, el timo ayuda a producir un tipo de glóbulos blancos. Estas células ayudan a protegerlo contra las infecciones.

El cáncer del timo es poco frecuente. Tiene más probabilidades de tener uno si tiene otras enfermedades como miastenia grave, lupus o artritis reumatoide. Algunas veces, no hay síntomas. Otras veces, el cáncer de timo puede causar:

  • Tos persistente

  • Dolor en el pecho paranasales

  • Dificultades para respirar

El tratamiento más común es la cirugía para extirpar el tumor. Otras opciones incluyen radioterapia y terapia hormonal.

ENFERMEDADES DE LA MÉDULA ÓSEA

La médula ósea es el tejido esponjoso que se encuentra dentro de algunos huesos, como en la cadera y el hueso del muslo. Contiene células inmaduras llamadas células madre. Las células madre pueden desarrollarse hasta ser glóbulos rojos que transportan oxígeno a su cuerpo, glóbulos blancos que combaten las infecciones y plaquetas que ayudan a la coagulación de la sangre.

Si usted tiene una enfermedad en la médula ósea, hay problemas con las células madre o con su desarrollo. La leucemia es un cáncer por el cual la médula ósea produce glóbulos blancos anormales. En la anemia aplásica, la médula ósea no produce glóbulos rojos. Otras enfermedades, como el linfoma, pueden diseminarse a la médula ósea y afectar la producción de células sanguíneas. Otras causas de trastornos de la médula ósea incluyen la constitución genética y factores ambientales.

Los síntomas de las enfermedades de la médula ósea varían. Los tratamientos dependen del trastorno y de su severidad. Pueden involucrar medicinas, transfusiones de sangre o un trasplante de médula ósea.

ENFERMEDADES DEL BAZO

El bazo es un órgano que se encuentra en su costado izquierdo, por arriba del estómago y debajo de las costillas. Tiene el tamaño aproximado de su puño. El bazo forma parte del sistema linfático, que combate las infecciones y mantiene el equilibrio de los líquidos del cuerpo. Contiene los glóbulos blancos que luchan contra los gérmenes. El bazo también ayuda a controlar la cantidad de sangre del organismo y destruye las células envejecidas y dañadas.

Algunas enfermedades pueden provocar una inflamación del bazo. Los traumatismos también pueden lesionar o romper el bazo, especialmente si ya está inflamado. Si el bazo se encuentra muy afectado, es posible que sea necesaria una extirpación quirúrgica. Se puede vivir sin el bazo. Otros órganos, como el hígado, harán algunas de las funciones del bazo. Sin embargo, sin el bazo, el cuerpo perderá parte de su capacidad para combatir las infecciones.

ENFERMEDADES DEL SISTEMA LINFÁTICO

El sistema linfático es una red de tejidos y órganos. Está formado principalmente por vasos linfáticos, ganglios linfáticos y linfa. Los vasos linfáticos, que son distintos a los vasos sanguíneos, transportan un líquido llamado linfa por todo el cuerpo. La linfa contiene glóbulos blancos que lo protegen contra los gérmenes. A lo largo de los vasos, hay ganglios linfáticos. Junto con el bazo, estos ganglios se encuentran donde los glóbulos blancos combaten las infecciones. La médula ósea y el timo producen las células que se encuentran en la linfa. Ellos también son parte del sistema.

El sistema linfático elimina la infección y mantiene el equilibrio de los líquidos del cuerpo. Si no funciona adecuadamente, el líquido se acumula en los tejidos y causa una hinchazón llamada linfedema. Otros problemas del sistema linfático pueden incluir infecciones, bloqueos y cáncer.

 
Minimize
     
Departamento de Comunicación. Medios Electrónicos. ©2010 Derechos Reservados
Privacy Statement | Terms Of Use